Vivero Los Pinos
 
Camelias

Camellia japonica, de la Familia Teaceae, comunmente conocida como Camelia, Camelio común. Originaria de Asia oriental, China, Japón, Indochina y varias islas de esa zona. Arbusto o árbol perennifolio de crecimiento lento. Existen más de 3.000 variedades diferentes de la Camellia japonica, número que cada año va en aumento con la aparición de otras nuevas.

Arbusto excepcional por su floración otoñal, invernal o primaveral. Se utilizan en jardines como elementos individuales o setos. Símbolo de longevidad, lazo de amor, feliz matrimonio, fortuna, victoria y felicidad.

Flores: Las flores son solitarias, aparecen en el ápice de cada rama, y son con una corola simple o doble, y comprendiendo varios colores. Suelen medir unos 7-12 cm de diàmetro y tienen 5 sépalos y 5 pétalos. Estambres numerosos unidos en la mitad o en 2/3 de su longitud. El color de sus flores va del blanco al rojo, simples, dobles o bicolores.

Hojas: hojas persistentes, coriáceas, brevemente pecioladas, con bordes dentados , terminando en punta, alternas y de color verde oscuro reluciente y vivo con el envés más pálido.

Luz: comúnmente a semisombra, pero a veces pueden exponerse a pleno sol a condición de rociar frecuentemente las hojas y de que no falte la humedad atmosférica.

Sol: Protegerla del sol directo con tela media sombra para que las hojas no se vuelvan pardas y pierdan su bonito color verde. Hay que cuidarla del calor fuerte, a no ser que a las hojas no les falte humedad atmosférica.

Frio: Cuidado con los vientos frios y las heladas, pueden dañar los capullos y hojas , lo mejor es plantarlo al abrigo de un muro. En climas con temperaturas inferiores frecuentes a -5ºC no sobreviven.

Suelo: Acido, poroso y con gran cantidad de materia orgánica como puede ser el mantillo de castaño, la turba o el compost de brezo. No se adapta a suelos calcáreos. No tolera las sales.

Riego: necesita un riego constante durante el verano y en invierno el riego será moderado ya que bastará con rociar la planta de manera habitual. Hay que evitar el riego con agua demasiado calcárea. Se recomienda un buen drenaje y ambiente húmedo

Abono: debemos abonar después de la floración y despunte, cuando ya se aprecia la yema floral en el ápice de cada rama. También es muy recomendable que, cada cierto tiempo, le añadamos sulfato de hierro, o mejor, quelatos de hierro o algún abono "ácido" especial para camelias o plantas acidófilas como hortensia, gardenia, brezos, etc..

Fertilícelas sólo en primavera o verano, con pequeñas dosis de abono ácido, para no producir toxicidad por exceso de urea.

Es un error grave alimentarla en una época incorrecta.

El aceite proveniente de sus semillas se deshidrata muy poco y retiene la humedad; por esta razón, se utilizó como acondicionador del cabello y en los tratamientos de la piel, para prevenir las asperezas.

Sus excelentes propiedades antioxidantes lo hacían ideal para cocinar.

 

Vivero Los Pinos
Cel: 9-9499443│ Email: ventas@viverolospinos.cl / aaraya@hotmail.com

 

 

 

Hosting: Hostingdata.cl